Qué es y cómo funciona un crédito hipotecario

Qué es y cómo funciona un crédito hipotecario

05.02.2020 9:50 h
11 min

Comienza esa etapa de tu vida en donde tu mayor sueño es hacerte de una propiedad pero no cuentas con los fondos suficientes para hacerlo y consideras solicitar un crédito hipotecario. ¿Sabes qué es un credito hipotecario? ¿Cómo funcionan? ¿Dónde solicitarlos? ¿Qué consecuencias pueden tener? ¿Cuáles son tus obligaciones al adquirir uno? Aquí resolveremos todas estas dudas y más.

 

¿Qué es un crédito hipotecario?

No nos compliquemos tanto la vida, una definición sencilla y concreta del concepto crédito hipotecario sería:

«Un producto financiero pensado para permitirte la adquisición mediante un préstamo a corto, mediano o largo plazo del inmueble de tus sueños. En él, dejas tu inmueble en garantía hipotecaria a favor de la institución que te otorga el préstamo hasta el cumplimiento o la cancelación del contrato».

Es decir, es el préstamo de una suma significativa de dinero que realiza la institución al cliente, destinado a la compra, reparación o ampliación de una casa, vivienda, negocio, terreno o cualquier inmueble. Se trata de un método sumamente utilizado para la obtención de capital en busca de cumplir el gran sueño de adquirir un hogar.

 

Antes de solicitarlo, pregúntate ¿estoy listo para un crédito de tal magnitud?

Una vivienda es el mejor patrimonio que puedes obtener, el más importante; te otorga seguridad y una calidad de vida que ningún otro objeto puede darte. Tener la tranquilidad de llegar a tu hogar, desprenderte del pago de una renta o simplemente realizar cualquier cambio que te parezca el mejor para tu hogar son parte de los beneficios, pero, en ocasiones, solo se puede adquirir a través de un financiamiento como este.

Para muchas personas resulta imposible contar con dinero en mano para la adquisición de una vivienda por pequeña que esta sea. Sabemos que puedes tener muchas dudas en cuanto a tales créditos; por eso, poco a poco iremos desglosando los temas y trataremos de ser tu ayuda en este paso tan grande que estás por dar.

 

Cosas a tener en cuenta

Deberás ser sincero contigo mismo y hacer un estudio de tu situación antes de cualquier paso. ¿Estás preparado para comprar una vivienda? Revisa tu estado financiero y verifica si tienes otras deudas que te absorben gran parte de tu ingreso, si gastas más de lo que ganas o simplemente si tus ingresos podrán ser iguales a lo largo del tiempo que dure el crédito.

Otra recomendación es tener ahorros y no quedarte sin nada de dinero, ya que puedes necesitarlo más tarde. Por último, haz un examen a detalle financiero y revisa si la mensualidad que pagarás del crédito no ajusta demasiado tu presupuesto. Si ya hiciste este ejercicio y sigues con la idea de seguir adelante ten en cuenta lo siguiente:

– La cantidad que tienes ahorrada en INFONAVIT, tus ahorros personales y cuánto podrán prestarte en el financiamiento. Esto determinará tu saldo total de adquisición.

El costo de la mensualidad y el tiempo que te llevará pagar el crédito.

– Por último, pero no menos importante, los gastos corrientes fijos que tienes y los adicionales que tendrás que cubrir al adquirir el crédito.

 

¿Cómo funciona y como obtener un credito hipotecario?

El modo en el que la institución que presta el capital asegura que el cliente devuelva íntegramente o cancele el dinero otorgado, es manteniendo la vivienda, oficina u hogar bajo su nombre. De esta forma se encontrará en garantía al acuerdo pactado; es decir, estará hipotecada. Una vez que el beneficiario terminé de cumplir al 100 %, el pago dejará de estarlo.

Los plazos pactados para la realización de los pagos de la suma total del préstamo tendrán que ser implementados en un contrato entre la instancia prestamista y el comprador. Deberán ser muy bien explicados y entendibles, evitando así las confusiones, ya que muchos contratos están sujetos a cambios sin previo aviso, como en la tasa de interés o los incrementos de las viviendas.

Una recomendación que podemos ofrecerte es que el pago destinado a una hipoteca no debería ser superior al 15 % de tu sueldo obtenido mensualmente. Si tomamos en cuenta este consejo, nuestro crédito no será una carga eterna, ni dejaremos residuos de gastos a nuestros hijos. Tampoco tendremos que cancelar otros servicios que ya tenemos como televisión por cable, planes celulares o algunos préstamos personales que tengamos.

 

¿Para qué puedo utilizar un crédito para vivienda?

Como lo explicamos un poco anteriormente, el uso más común de un crédito como este es la búsqueda del financiamiento en casa, viviendas, oficinas, terrenos, entre otros aspectos; pero, a diferencia de lo que la mayoría de las personas creen, este tipo de créditos se pueden utilizar para distintas finalidades. A continuación mencionaremos algunas de ellas:

– Compra de una vivienda: Una casa, departamento, nuevo o de uso, que incluso se pueden adquirir en pre venta. Este formato es el más común, ha ayudado a miles de personas a lo largo del mundo a cumplir el sueño de obtener su primer hogar.

– Compra de un terreno: Existen personas que son difíciles de complacer y no encuentran la casa de sus sueños, esto debido a diferentes factores, tales como la ubicación o el acomodo de las habitaciones dentro de algunas fincas. Buscan, entonces, la opción de comprar un terreno para posteriormente crear la construcción de su vivienda. El único requisito es que sea de propiedad privada.

– Construcción de una vivienda: Muchas personas ya cuentan con un terreno propio y buscan realizar la construcción de su casa justo a su medida y con relación a sus sueños. Este tipo de crédito es perfecto para ellos. Dentro de este apartado no es indispensable que la propiedad sea privada, puede ser también de tipo ejidal.

– Obtener liquidez: Tristemente, este tipo de uso es muy frecuente, por alguna causa mayor las personas se quedan sin dinero y se ven obligadas a hipotecar su casa para así tener una cantidad significativa de efectivo. Existen otros casos en donde se hipoteca una vivienda para buscar una inversión en otra opción, quizá la construcción de otra casa o la adquisición de un terreno entre otros usos más.

 

¿Qué tipos de créditos hipotecarios existen?

Si bien el resultado es el mismo y se busca el bien similar, existe una clasificación extensa y variada sobre los financiamientos que se pueden otorgar para casas. Más en concreto nos referimos a las temibles tasas de interés aplicables que puedes elegir:

– Tasa fija. La mayoría de los préstamos o créditos utilizan esta tasa, debido a que para las instituciones es más cómodo y fácil entregar un resultado final y no variable de interés; la tasa no cambia y tal y como se pacta en el origen del trato se mantiene hasta la finalización del mismo.

– Tasa variable. Este formato es menos común pero se encuentra bastante; dentro de esta modalidad, el porcentaje proporcionado de interés puede subir o bajar cada año (sin previo aviso), dependiendo todo esto de la situación económica y cómo se mueva la economía.

– Tasa mixta. Difícil encontrar esta modalidad en créditos, pero puede solicitarse y manejarse. La tasa variable y fija se fusionan y establecen una sola dependiendo los intereses del solicitante.

 

¿Cuáles son los plazos de un financiamiento hipotecario?

Paciencia, sabemos que es complicado tenerla en estas situaciones, pero será tu mayor aliada en este proceso. Pagar una hipoteca te tomará un tiempo considerable, aunque dependerá de tu poder adquisitivo y de la cantidad pedida en el préstamo. La mayoría de las instituciones prestamistas ofrecen plazos entre los 7 y los 30 años, cada uno de estos con una influencia diferente según el porcentaje de interés ofrecido.

Lógicamente, entre mayor sea el plazo seleccionado, mayor será la tasa de interés obtenida y por ende se pagará una mayor cantidad. De manera contraria, si el plazo de tu financiamiento es menor, la cantidad de intereses a pagar será menor.

Es una realidad que todo proceso hipotecario es desgastante y tardado. Existen pequeñas diferencias en los plazos y tasas de interés que conseguirás en diferentes instituciones financieras. Tómate tu tiempo y busca comparar creditos hipotecarios seguros. Este consejo es tu mejor aliado a la hora de elegir la duración y los costos de tu contrato.

El ámbito financiero actual, gracias a las tecnologías, te permite visualizar las diferencias de muchos créditos hipotecarios de distintas instituciones financieras en un solo lugar. Para eso existen las comparadoras de créditos. Se trata de sitios web que serán tu mano derecha a la hora de elegir la mejor opción. Sin filas y sin papeleos en cada institución.

 

¿Eres trabajador y cotizas para el IMMS?

Si te detuviste en este apartado tenemos información de suma importancia para ti. Si llevas un tiempo siendo trabajador y cotizando para el IMSS, debes conocer que a lo largo de tu carrera laboral has acumulado una cantidad de dinero que el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para Trabajadores (INFONAVIT) guarda en la subcuenta de vivienda.

Dicha cantidad está conformada por las aportaciones que el patrón o empresa ha abonado a tu cuenta, en promedio, es equivalente a un 5 % de tu salario integrado; es decir, sueldo más prestaciones.

Si cuento con este ahorro, ¿qué puedo realizar con él?

Esta es una excelente y muy frecuente pregunta. El fondo de ahorro puedes utilizarlo de manera que más te convenga:

– Puedes utilizarlo como garantía; es decir, si tu objetivo es solicitar un crédito a una entidad financiera, puedes ofrecerlo y que tu trámite sea más sencillo. Ten en cuenta que no todas las empresas financieras aceptan este tipo de convenios.

– Puedes sumarlo a tu crédito para así tener la posibilidad de comprar una mejor vivienda, es decir, tu préstamo más tu fondo de ahorro igual a más dinero.

– Si tu intención no es adquirir una vivienda, puedes simplemente seguir abonando y mejorar tu pensión para el retiro.

Si elegiste la opción de solicitar un crédito utilizando tu ahorro, ten en cuenta las siguientes posibilidades:

– Comprar: Puedes adquirir una vivienda nueva o usada. Puede ser una vivienda hipotecada con el INFONAVIT o bien puedes mejorar una casa usada y personalizarla a tu gusto.

– Construir en un terreno que sea de tu propiedad: Si cuentas con un terreno, puedes utilizar este crédito para elaborar tu hogar a tu gusto, siempre y cuando el dinero sea suficiente para realizar la construcción.

– Ampliar o remodelar: Puedes ser parte de esta opción afectando la estructura de tu vivienda con una garantía hipotecaria, también tienes la opción de hacerlo sin garantía o simplemente mejorar tu casa sin afectar la estructura con una garantía.

– Pagar Hipoteca: Tienes la opción de pagar una hipoteca previamente realizada y, si el dinero te es suficiente, remodelar también tu vivienda.

 

Referencias económicas, consejos para elegir la mejor opción

Los préstamos se conceden siempre en divisa: peso mexicano, dólar, euro o la moneda de donde te encuentres. Los créditos hipotecarios son otorgados en diferentes referencias económicas:

Divisa. Lógicamente en donde te encuentres será la moneda utilizada y será equivalente al precio con que está valuado el inmueble.

UMA (Unidad de medida y actualización). Esta es una referencia que deslinda a los salarios mínimos en un cálculo del saldo de los créditos. Este tipo de referencia varía muchísimo respecto de la inflación que exista.

UDIS (Unidad de Inversión). Medida ofrecida con tasas de interés bajas para la compraventa de inmuebles. Esta referencia no es equivalente al peso; sin embargo, se determina a través de este y la inflación en turno.

De nuevo te recomendamos, antes de solicitar un crédito, obtener la mayor información posible con una comparadora. Te dará las armas suficientes para obtener la mejor opción para ti y tu bolsillo. Existe una relación llamada costo-beneficio y siempre tendrá que ir de acuerdo con tus necesidades.

La obtención de un financiamiento es una responsabilidad enorme. A su vez es una satisfacción igual de grande obtener el inmueble de tus sueños, pero recuerda que será tu garantía de pago. No lo tomes a la ligera. Cualquier incumplimiento, por pequeño o insignificante que sea, puede darte un dolor de cabeza. No pongas en peligro tu patrimonio.

Ahora que ya tienes toda esta información a detalle sobre como funciona un credito hipotecario, acércate a la institución financiera elegida y apertura un crédito. Infórmate sobre todo, lee las letras pequeñas del contrato y disfruta con responsabilidad de este nuevo gran paso en tu vida. Sé responsable de tus pagos y adelántate a los imprevistos que pueden existir. ¡Tú puedes!

Recuerda que un crédito hipotecario manejado con responsabilidad será el primer gran paso en la construcción de un patrimonio firme y duradero. Ahora que ya sabes que es un crédito hipotecario, ¿estás listo para adquirir uno?

Noticias Relacionadas

Comentarios

Publicidad

Mantenerse informado

Consigue la mejor información semanal