Considera la Diferencia entre Crédito a Corto y Largo Plazo para elegir

Considera la Diferencia entre Crédito a Corto y Largo Plazo para elegir

17.01.2020 4:34 h
5 min

¿Necesitas dinero para pagar la carrera profesional de tus hijos? ¿Te vas a casar y no tienes recursos para la boda de tus sueños? ¿Ingresarás a tu hijo a la sala de urgencias del hospital y requieres fondos inmediatos para pagar las curaciones? Cada necesidad tiene sus particularidades que debes evaluar para definir el tipo de préstamo a solicitar. Si conoces la diferencia entre crédito a corto y a largo plazo, podrás pedir los recursos necesarios sin poner en riesgo tu estabilidad económica por culpa de deudas difíciles de pagar. Compara las características y ventajas que conlleva cada tipo de préstamo. No tomes decisiones precipitadas ni te dejes llevar por anuncios publicitarios engañosos que ofrecen servicios de financiamiento que no solucionarán tu situación.

Características y diferencias entre los créditos a corto plazo y mayores a un año

Para comprender las diferencias entre ambos tipos de créditos es conveniente tomar en cuenta criterios para cotejar.

Plazo para pagar. Los créditos a corto plazo se distinguen principalmente por el tiempo que el acreedor te concede para que pagues el total del crédito, el cual es un máximo de un año. Durante este plazo se fijarán fechas para el pago de las parcialidades, las cuales incluyen el capital y un porcentaje de interés. Es importante que pagues dentro del plazo establecido para evitar que se generen intereses moratorios y otras sanciones. Los créditos a largo plazo se caracterizan porque el acreedor te concede un plazo superior a un año para que pagues la totalidad de la deuda.

Tiempo de aprobación. Generalmente los préstamos concedidos a corto plazo no requieren de tantos documentos para su aprobación, por lo que suelen autorizarse inmediatamente. Estos créditos se usan para cubrir emergencias, por lo que se debe considerar esta situación para determinar los tipos de crédito a corto plazo más idóneos. En el caso de los créditos concedidos a largo plazo, para que se te concedan los recursos, debes acreditar que cuentas con solvencia económica para poder cumplir con tus obligaciones crediticias a largo plazo. Esta situación puedes comprobarla con la exhibición de extractos bancarios, recibos de nómina, estados financieros, declaraciones de impuestos, reporte de historial de crédito, entre otros medios que ayuden a que el acreedor tenga la certeza de que pagarás el préstamo.

Montos autorizados para préstamos. Cuando el plazo para pagar es muy corto, el acreedor suele establecer límites a la cantidad del crédito otorgado. Necesitas evaluar si el monto de dinero que requieres es relativamente baja para que elijas este tipo de crédito. Pero si solicitas un crédito para pagar en un plazo superior a un año, el acreedor te pedirá documentos adicionales para comprobar tu solvencia a largo plazo. Así ofreces mayor garantía y es posible que consigas prestada una cantidad superior.

Flexibilidad para definir las parcialidades. Si requieres dinero con el compromiso de pagarlo a corto plazo, debes considerar que el número de parcialidades estará topado a un año. Si todavía consideras que debes tomar un préstamo de este tipo, proyecta tus gastos para los próximos 12 meses y determina si podrás cumplir con el pago de tu crédito en ese tiempo sin sacrificar tu estilo de vida. A diferencia de un pasivo a corto plazo, en la modalidad a largo plazo no estarás limitado a pagar en un máximo de un año. Tendrás la oportunidad de elegir el plazo que más te convenga y que se ajuste a tu economía. Así no tendrás que recortar tu estilo de vida ni pasar por austeridad extrema para
pagar.

Exposición a los efectos macroeconómicos. Recuerda que debes pagar oportunamente el capital y los intereses. Este último es vulnerable a factores como la pérdida del valor adquisitivo de la moneda, las modificaciones a las tasas de interés por parte del banco central del país, así como por noticias financieras de alto impacto. Algunas de estas noticias se programan a largo plazo, como sucedió con las votaciones para el Brexit. Entre menos tiempo tardes para pagar tu deuda, menos posibilidades existen de que los intereses se incrementen por alguna de las razones antes comentadas. En un plazo superior a un año pueden pasar muchas cosas. Hasta el precio del dólar sufre movimientos bruscos tan solo con los tweets del presidente de los Estados Unidos de América, como un ejemplo de la influencia que las noticias pueden tener en la economía internacional. Lo que suceda en las finanzas mundiales seguro que impactará en la situación económica a nivel nacional.

Entre más tiempo tardes para pagar tu pasivo, estarás expuesto a mayores circunstancias macroeconómicas que pueden impactar en tu cumplimiento. Muchas empresas se declararon en quiebra en el año 2008 debido a que incurrieron en financiamiento a largo plazo cuyas tasas de interés se dispararon y no lograron cubrir. No correrás con la misma mala suerte que esas corporaciones si tomas en cuenta estos factores al momento de elegir entre los tipos de crédito a largo plazo.

Recomendaciones finales

Ahora que ya sabes distinguir los tipos de financiamiento clasificados por el tiempo para pagarlos, es oportuno ofrecerte dos consejos adicionales:

1. Busca en Internet un proveedor de préstamos que te conceda el uso de calculadoras y simuladores con los que puedas visualizar las condiciones y el monto a pagar en cada parcialidad. Así evitarás sorpresas desagradables por cargos excesivos e inesperados. Es aconsejable que en dicha herramienta compares las deudas a corto y a largo plazo, con tal de que definas el tipo de pasivo que mejor se acomode a tus circunstancias personales y familiares. No se preocupe si su historial crediticio no es el mejor, debido a que puede encontrar préstamos personales sin checar buró.

2. Compara las condiciones que te ofrece el prestamista con otros proveedores. Estudia los plazos para pagar, el monto máximo a otorgar, las tasas de interés, las penalizaciones por incumplimiento extemporáneo, así como las opiniones y experiencias que otros clientes comparten dentro de la misma página. Analiza con mucho cuidado tus necesidades y tu situación financiera actual, proyecta tu economía personal a futuro y determina el tipo de financiamiento al cual recurrirás. La ventaja que tiene el apalancamiento efectivo sobre el endeudamiento irracional con tendencia al fracaso estriba en comprender la diferencia entre crédito a corto y a largo plazo.

Noticias Relacionadas

Comentarios

Publicidad

Mantenerse informado

Consigue la mejor información semanal